AzaHara y JuAn en busCa de la azuceNa máGica.

By 10:09 , , , , , ,



Érase una vez una niña llamada Azahara, alta, rubia, con el pelo corto y de enormes ojos marrones.
La joven vivía en un pueblecito de Andalucía llamado Villanueva de Algaidas, en la provincia de Granada.

Un día, yendo Azahara con su padre por el campo, se encontraron con su vecino, que les dijo: "Hola vecinos, he escuchado un rumor en el que se habla de que en las minas de azufre, se esconde una azucena que es mágica, y te concede todos los deseos que tu quieras"

La niña, al escuchar al vecino, fue a la casa de su amigo Juan para contárselo rápidamente. Entonces, a Azahara se le ocurrió una idea: "Vamos a las minas de azufre para coger esa azucena, y así nos concederá todos los deseos que le pidamos". Los dos mozuelos quedaron esa noche en la casa de Azahara, para comenzar su recorrido.

Cuando llegó la noche, salieron en marcha a las minas de azufre. Anduvieron mucho tiempo, y al legar a la gélida montaña, vieron a lo lejos una luz azul que venía de una de las minas de azufre y subieron hasta allí.
Por el camino se encontraron una zarza con solo una zarzamora de color muy alegre; los dos niños tenían mucha hambre y decidieron cogerla. La partieron por la mitad y se encontraron un pergamino en el que ponía:

"En una de las minas de azufre se encuentra la azucena mágica, al llegar al lugar, a la entrada, habrá una libélula que os indicara el camino"

En cuanto llegaron a la entrada de la mina se encontraron a la libélula, que mencionaba el pergamino, y ella les dirigió hasta la azucena.

Los dos niños siguieron a la libélula y llegaron a una sala donde, iluminada por una brillante luz azul, estaba la flor mágica, ¡ya lo habían conseguido!, Los dos chavales se acercaron a por ella y la cogieron. El primer deseo que pidieron a la azucena era volver rápidamente al pueblo para que no los descubrieran.

Y así hicieron, llegaron al pueblo antes de que sus padres se despertaran y los pudieran echar en falta. Y al final, una vez reunidos, le contaron la historia a sus padres y los dos niños se hicieron famosos en el mundo entero, por haber conseguido la azucena mágica.


/MiguEl ÁnGel GonZález MarTos/ Alumno de Sexto Primaria

************************
La dinámica de esta actividad fue elaborar una lista con las diez palabras que más nos gustaban, sin atender a su significado, sino más bien por sus sonidos. Luego elegíamos una, la preferida, que formaría parte del título del texto. Y luego escribiríamos un cuento que contuviera las diez palabras.

Las diez palabras favoritas de Miguel Ángel fueron :
azucena, Azahara, azufre, libélula, Granada, Andalucía, zarzamora, pergamino, azul, gélida.
(NOTA: tengo que aclarar, el gran esfuerzo que tuvo que hacer para no incluir la palabra "fútbol". Se lo hemos agradecido bastante)

También Te Puede Interesar...

6 comentarios

  1. Sin ver a este niño, sé que es muy moreno y de origen magrebí. Hace quizás veinte generaciones, pero a que es bueno con los idiomas y con su aptitud espacial!

    ResponderEliminar
  2. Pues querido Bixen,...¡no lo es!. Es moreno, con unos preciosos ojos azules, y una piel bastante blanca. Es granadino, y para más señas "muy motrileño", y su sensibilidad artística, tal vez fruto de siglos y siglos de cultura y de pasado familiar, se traslada a la escritura y a la música (un virtuoso del violín, para más seña) Además, añado, es un deportista de élite.
    Me ha resultado muy divertido tu comentario, pero nuestra cultura andaluza, y por tanto vocabulario, como sabes está muy enraizada con la musulmana.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Hola. Este niño tiene madera de escritor. Un cuento muy bonito, bien estructurado. El título ya invita a leerlo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. jajaja me ha encantado esa aclaración del enorme esfuerzo que hizo por no poner la palabra futbol BIEN POR EL!!!!
    EL ESFUERZO VALIO LA PENA PORQUE EL CUENTO ES HERMOOOOSOOOOO!!!!

    SALUDOS AL ESCRITOR MIGUEL ANGEL Y SU MAESTRA!

    ResponderEliminar
  5. Hermoso cuento y un placer leerlo. Felicidades al autor. Besos, cuidate.

    ResponderEliminar